Bancos y Matemáticas

El sector financiero europeo está acabado. Los gráficos dan miedo; ya sea la banca española, alemana o italiana (se suspende la cotización limit down de Unicredit, Monte dei Paschi… cada día como si fuera normal). La payasada de los stress tests, con su veredicto de todo OK ya no tiene credibilidad. Los bancos se han desplomado una vez anunciados los resultados: y eso que eran buenos! (excepto Monte dei Paschi, que si anuncian que no encuentran nada aqui ya hubiera sido demasiado).

Unos gráficos antes de seguir, para subrayar el mensaje que nos dan de que todo está OK.

Desde el batacazo del 2008 no levantan cabeza. Pese a las inyecciones trillonarias con taxpayers money…

image002

Monte Dei Paschi, DB, Santander, BBVA… y sus problemillas:

image006

image008

image011

image013

Como hemos llegado a esto? Por qué nos obligan a dar dinero a los bancos (vía Bail-out o Bail-in) asegurándonos siempre que será la última vez?

Por la matemáticas, por una ecuación-> la Black-Scholes.

Hoy no voy a hablar del futuro, de cómo acabara todo esto y qué debes hacer para protegerte. Eso ya lo sabes; para variar voy a hablar del pasado y de cómo el sistema financiero se convirtió en un casino.

En 1973, los economistas Fischer Black y Myron Scholes inventaron la famosa ecuación (en 1997 recibieron el Nobel) centrada en el instrumento más antiguo, la base de todo derivado: las opciones. La idea era encontrar una forma racional de determinar el precio de un contrato financiero antes de expiración, cuando todavía está vigente. Es decir, el poder comprar o vender una apuesta en medio de la carrera, cuando no se ha llegado a meta. Esto abrió las puertas a masivas apuestas (hablamos de un cuadrilón de derivados latentes según estimaciones del BIS), todas basadas en su fórmula. Los Hedge Funds y Bancos de Inversión contrataban a matemáticos y físicos para diseñar formulas similares y a la vez para que les tradujeran cual era el valor y riesgo de los nuevos derivados que se diseñaban non-stop, cada vez más complejos. El problema vino cuando el mercado testeo la precisión de estas fórmulas, sus respuestas sobre el riesgo teórico que integraban.

Culpar a una formula de la crisis es una frase provocadora que he elegido: la realidad es diferente y hay que matizarlo; ya que por supuesto no son las matemáticas las responsables sino el abuso de ellas. La fórmula detallaba sus limitaciones desde el principio, hay que decir que es un buen estándar para estimar el valor de un derivado financiero antes de que expire (mas sobre esto abajo). Pero usándola consecuentemente y abandonándola en periodos en el que sus assumptions no aplican, en condiciones de mercado anormales. Ahora, la prudencia y la contención de la avaricia no son características bancarias. Por eso el sector bancario la llamo la formula Midas-> permitía comoditizar todo. No importa el derivado: le aplico la formula, o algo basado en ella que un matemático Ruso en plantilla acaba de inventar, y ya tengo un producto para colocar al ingenuo transeúnte. Hey, está basado en unos premios Nobel, no puede fallar. Ya sé que trabajaron en LTCM pero this time is different.

La ecuación Black – Scholes basa su recomendación del valor de una opción en 4 pilares: 3 son cuantificables, el 4° es más delicado.

Tiempo/Precio del subyacente/Tipo de interés sin riesgo (US Treasuries) pueden medirse establemente, quizás el último de los tres pudiendo invitar a algún debate ya que asumir que existe un tipo de interés que puede obtenerse con cero riesgo es cada vez más complicado, viendo los niveles de deuda de los emisores. Pero dejemos esto para otro comentario, vamos a por el 4° pilar: la volatilidad del subyacente. Es decir, cómo de errático el valor del activo cotiza. La fórmula asume que la volatilidad del subyacente es constante a lo largo de la vida de la opción. Y esto no siempre es así.

Louis Bachelier en 1900 estableció las bases para medir las fluctuaciones del mercado, con su famoso Brownian Motion. Decía que el mercado sube o baje, se trata de establecer probabilidades para estos eventos. Puede ser más probable que suba, menos o igual. Es como si alguien en la calle lanzara una moneda al aire y en función de si cara o cruz da un paso adelante o atrás. Su comportamiento sería un zig-zag errático, como el mercado. Bien, lo importante es que estadísticamente esto se mide con una media (precio medio del valor en un plazo determinado) y sus desviaciones standard (los grados de desviación sobre esta media). Quedaros con que esto es la volatilidad, que puesta en un gráfico representa el zig-zag, grande o pequeño.

Ya veis que como siempre, una cosa son los modelos, las regresiones lineales econométricas y otra la realidad, el mercado, que siempre pone en su sitio a académicos y políticos con sus teorías y proyecciones who never traded the markets.

Asumir volatilidad constante, dejar fuera los costes de las transacciones, suponer que siempre te prestaran dinero a un interés fijo sin riesgo, sabido y constante… la realidad suele ser diferente. Basar trillones de apuestas en estas premisas es arriesgado y puede acabar mal. Pero en la lógica bancaria no importa, saben que pasara algún día y también saben que ese día les rescataran así que a seguir empaquetando y vendiendo productos basados en las formulas del Ruso.

Resumiendo, si nada falla (el mercado no se desploma como en Oct 1987, la vivienda no baja, las puntocom siguen subiendo hasta la estratosfera etc…) todo OK. Ahora, si pasa lo impensable, lo que las assumptions de los modelos consideraban imposible, es el caos. En la crisis del 2008, en los trading desks se oía decir a los analistas: hey, hoy la volatilidad se ha movido en 10 desviaciones estándar; este o aquel evento ha tenido una desviación standard de 14 etc… Según las modelos, esos eventos de 14 desviaciones estándar solo podían pasar una vez cada edad de hielo! Y se había vendido y apalancado mucho basado en esa probabilidad, en esas premisas.

Algo no estaba bien. Algo fallaba. Y no importaría, si las apuestas fueran moderadas, si el banco pudiera asumir las perdidas. Pero lo dicho, ya les conocemos: apostaron lo que tenían y 100 veces más. No solo poniendo a ellos mismos en peligro sino a todos nosotros también. Apostaron con tu dinero. Los productos que crearon aplicando una formula a un derivado, lo volvían a utilizar como collateral para apalancarse más. Crearon una pirámide invertida, cuya base son el abuso de las limitaciones de Black – Scholes, sus assumptions. Las ignoraron convenientemente. Y la mentalidad borreguil hizo que todos se subieran a la nueva moda, a lo último, lo infalible.

Ahora quizás os sea más fácil entender a Nassim Taleb y su black swan theory (se asumía que solo existían cisnes blancos hasta que un explorador, Willem de Vlamingh en 1697, encontró una bahía en Australia llena de cisnes negros). Esos malditos eventos que ocurren de vez en cuando… si la vida pudiera ser constante y sin sobresaltos… Así todas las suposiciones funcionarían. Podríamos modelar y predecir tranquilamente.

Y los reguladores y gobierno tranquilos: sus estúpidos análisis decían que había colchón para parar la evidente burbuja inmobiliaria. Hicieron sus worst case escenarios y concluyeron que si la vivienda vuelve a niveles normales y baja un 40%, lo podían asumir, supondría “solo” 200 billones de pérdidas en el valor de los activos, no hay problema.

Ya, genial. Y los derivados que van encima? Que se han creado como churros y basados en modelos que asumen perdidas máximas de 5%? Así llego la factura final: trillones de USD y el sistema financiero mundial al borde de la quiebra.

Los bancos están atrapados, son zombies. Sus cartera de derivados, basadas en cosas que no pueden pasar y siguen pasando, los han descapitalizado. Su tasa de mora (Non Performing Loans) los está matando porque una sola persona que quiebra en su préstamo, supone una pérdida amplificada por varios múltiplos. Ese préstamo estaba modelizado, commoditizado y apalancado decenas de veces. No es solo el valor del préstamo en sí. No es de extrañar que necesiten capital permanentemente. Deutsche Bank, el mayor banco alemán, como puede estar en esta situación? En un país tan sólido, exportador, con bajas tasas de paro.

Se pasaron de vueltas con los derivados… esos traders Midas que trajeron de USA, con sus ideas de moda, los destrozaron, se subieron al carro de la financializacion, olvidándose del negocio tradicional en un país sólido. Ah, la avaricia y el dinero gratis.

image002(1)

Yo no tengo nada en contra de todo lo de arriba, nada en contra del que apuesta su casa en el casino, nada en contra de la estupidez Pokemon… (defenderé a muerte el derecho de aquel que quiera jugar con su movil) siempre que asuman las consecuencias de sus actos y se les deje caer con ellas. La gente tiene que ser libre en sus elecciones y en su camino en la vida. En el caso del DB, todos y cada uno de sus accionistas, bondholders, clientes con sus saldos en cuentas corrientes etc… deberían sufrir las consecuencias de sus decisiones. La gente que todavía tiene dinero en Monte dei Paschi se merece lo que le vaya a pasar. Organizar un rescate con taxpayers money? A cargo de las arcas públicas, teniendo éstas después que recortar presupuestos sociales, ayudas necesarias etc… para evitar déficits? Implicar a todos indiscriminadamente, hayan hecho las cosas bien, siendo previsores o las hayan hecho mal invirtiendo en productos filatélicos “sin riesgo”?

No way. Yo me salgo.

Por el último párrafo podéis ver que estoy un poco cansado. Semana dura.

Vacaciones en breve, las necesito.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Bancos y Matemáticas

  1. luca dijo:

    lo que te olvidas es que los bancos ya no tienen otra forma de sacar dinero:
    1- ya no van a poder invertir mucho en las especulaciones
    2- ya no cobran comisiones

    otra cosa: si se cae un banco medio o grande, no van a pagar solo los que tenian dinero/acciones/obbligaciones de aquel banco… sino todo el mundo, pero esto es como un domino, adelante el primero y luego todos (que sean o no sean en crisis – y yo creo que no hay ni uno que esta en salud).

  2. alex dijo:

    Es tan tentador el dinero facil… sobre todo si no sufren las consecuencias de sus actos directamente. Los empleados (directivos incluidos, por supuesto) rotan continuamente, el problema se lo come el siguiente y los bonus se los llevan ellos. Si les explota en la cara… es que era imposible preverlo. De todas formas, como ya esta totalmente aceptado que si no se salva a los bancos es que sufrimos todos, se les continua dando dinero.

    A ver si, como dice Taleb, empezamos a ser responsables y asumir las consecuencias de los actos y dejamos quebrar a todos los que no puedan sostenerse, para asi poder limpiar el sistema y mejorarlo. Que hay mas trabajos, es peor quebrar un sistema entero por intentar que nada caiga que dejar quebrar unas cuantas empresas fortaleciendo asi el conjunto.

    Mientras esto no cambie, seguiremos creando unos cuantos ricos a costa de muchos pobres.

  3. Unai Gaztelumendi dijo:

    Totalmente de acuerdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *