Después del Dólar II

Después del “Nixon Shock” se consiguió parar la sangría y conservar las reservas de oro de EEUU. Pero había un problema, el USD ya no era “as good as gold”. Era un simple papel respaldado por un país que no paraba de imprimir para cubrir su gastos nacionales e internacionales, con déficits y deuda en ascenso descontrolado. Era cuestión de tiempo el que la comunidad mundial perdiera el interés debido a su continua devaluación; había que hacer algo. Cómo conseguir que el mundo demande USD, seguir con el “exorbitant privilege” sin perder el oro?

La respuesta es ligar el USD a la materia prima más importante del mundo: el petróleo. La inmensa mayoría de los países desarrollados son netos importadores de petróleo, tienen que comprarlo y pagarlo. Obligar a que estos pagos se hagan en USD y no en las monedas nacionales de cada país importador fue la jugada maestra. Esta maniobra generaría una demanda permanente de USD y EEUU podrá seguir imprimiendo dinero para mantener su alto nivel de vida, su gasto militar etc… a costa de los demás países. La forma en que este plan se llevó a cabo se explica en detalle en el libro confesiones de un gánster económico, de John Perkins: contado por él mismo, uno de los que lo llevó a cabo. Es el libro más valiente que jamás he leído. Es de lectura obligada.

Básicamente, según confiesa el ex-agente, EEUU ofreció a la familia Saudí (Arabia Saudí debe su nombre a la familia que rige el país, es como si España se llamara Península Ibérica Martínez…) un trato que no pudo rechazar, como se dice en México: O plata o plomo. Si hacéis lo que os digamos, no vender petróleo a nadie que no lo pague en USD, os proporcionaremos armamento y protección, y vuestra familia vivirá en la abundancia. Si no aceptáis el trato, buscaremos otras medidas menos relacionadas con la plata y más con el plomo. Perkins personalmente, ofreció a Jaime Roldós entonces presidente de Ecuador, un trato parecido: favorable a él y su familia y por supuesto a EEUU pero nefasto para Ecuador y sus ciudadanos. Roldós lo rechazó.

El imponer que el petróleo se vendiera en exclusiva en USD provocó una inmediata y global demanda de USD. Nixon también abolió las restricciones bancarias del FMI aplicadas a los bancos Americanos despejando el camino para que los petrodólares se reciclaran en la banca USA: principalmente en NY.

Ya en el año 1975 todos los miembros del OPEP aceptaron vender su petróleo solo en USD a cambio de armas y protección para las elites gobernantes. Si España, neta importadora de energía, quiere comprar petróleo tendrá que cambiar  Euros (o pesetas en su día) por Dólares, generando una demanda constante de USD. Esta demanda nada tiene que ver con el oro que respalda el USD o la salud de la economía detrás del dólar (EEUU), es una demanda por obligación. En España estamos preocupados por la prima de riesgo:  En EEUU, con unos niveles de deuda/PIB mayores que los nuestros, no tienen problema alguno. Con esta jugada, se han asegurado una demanda de USD / Treasuries constante y a gastar y a vivir que son dos días! Aquel país que no use el USD deberá atenerse a sanciones económicas y/o militares por parte de EEUU.  

A medida que pasaban los años, el USD no solo se utilizaba para comprar petróleo: dado que los países debían mantener grandes reservas de USD, estas se invertían en deuda Americana, materias primas etc… y su uso fue generalizado. El petrodólar sustituyó al patrón oro. Pero con una gran diferencia: mientras que el oro es algo elegido libremente como moneda por la humanidad desde hace miles de años (ya se habla del oro en el Génesis) el USD es algo impuesto, porque sí. Tanto a nivel educativo, social-represivo, como económico, las cosas porque sí no suelen durar… y no haces amigos ejerciéndolas. El imperio USD no genera demasiada empatía del lado Ruso o Chino. Y estos países, por citar los dos más poderosos, no admiten sanciones militares como pueden ser Irak (empezó a vender petróleo en EUR) o Libia. Tampoco Irán. El trato “yo produzco dólares y vosotros los demás a producir cosas que yo os compre son ellos” ya ha durado bastante.

La pérdida del petrodólar, la obligación de vender petróleo solo en USD, seria nefasta para la economía Americana. Los costes energéticos se dispararían, los tipos de interés subirían, habría una estampida de todo activo denominado en USD, el aparato militar no podría mantenerse y no se podría pagar la deuda Americana. Por eso EEUU lucha con uñas y dientes por no perder este privilegio. Es el objetivo nº1 y detrás del cual está la mayoría de las acciones militares recientes.

Las inevitables alternativas, ahora que hay agentes poderosos en el mundo, no como antes, son 3:

  1. Una cesta de monedas (no solo el USD) compondrán la moneda reserva internacional. Los recientes acuerdos entre Rusia, China, Australia, Corea del sur, Brasil etc… para negociar directamente con sus monedas y fuera del USD es una corriente que va a continuar. Les seguirán otros y el peso del USD seguirá bajando en el mundo. Si esta “cesta” quiere tener un futuro más allá del corto plazo, el oro debe entrar en la ecuación. El que Rusia y China estén acumulando reservas de oro a un ritmo brutal, debe darnos pistas.
  2. Utilizar los SDR definidos en el FMI: una especie de anclaje para las monedas fiduciarias que emularía al oro, sin serlo. Al poder imprimirse de la nada arbitrariamente, más que una solución sería un parche temporal. Desembocaría en los mismos problemas actuales: déficits y deuda sin control.
  3. Caos. La transición no sería lo ordenada que desearíamos.

No todos los analistas coinciden conmigo. Muchos ven al USD como moneda reserva por mucho tiempo todavía: haz los deberes, créate una opinión y prepárate en consecuencia.

Global-reserve-currencies

Esta entrada fue publicada en Macro Analisys y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *