El impacto del LIBOR en el oro

En un tiempo, los Bullion Banks se dedicaban a un negocio redondo: tomar prestado oro físico, venderlo en el mercado e invertir el cash en otros vehículos. Llegado el momento en el que tenían que devolver el oro, podían comprarlo más bajo, ya que al dedicarse varios a este negocio, si todos venden físico el precio cae. Los principales proveedores del metal han sido los Bancos Centrales, ya que alguien “les asesoró” sobre el oro que tenían guardado acumulando polvo al que podían sacar más rendimiento prestándolo y recibiendo un interés.

Cómo y porqué los Bancos Centrales de vendedores pasaron a ser compradores, por qué no se auditan las reservas oficiales Americanas y el hecho que en la contabilidad de la FED aparezcan en el mismo epígrafe “oro físico” + “oro prestado (leased gold)” son temas muy interesantes pero para un próximo artículo. El reciente orquestado desplome está directamente relacionado con la incapacidad de los Bullion Banks de hacer frente a sus compromisos físicos, de ahí que la FED acudiera al rescate a través de Goldman y Merrill.

Pero volvamos al impacto del LIBOR en todo este esquema. Como sabéis, hasta hace poco cualquier denuncia sobre manipulaciones en el mismo era tachada de “teoría conspiracionista” para pasar a ser teoría probada con demandas billonarias en curso. El LIBOR tiene un papel importante en el proceso BC-Bullion Banks-oro ya que determina el interés pagado por el préstamo del metal: el LEASE RATE.

Lease Rate = Libor – Forward Rate

(El forward rate podemos definirlo como el interés futuro de un bono, un benchmark o una referencia)

De la formula anterior podéis deducir que a menor LIBOR, menor es el precio que pagan los Bullion Banks por el oro físico que toman prestado. Y su manipulación contribuye a que consigan el metal a intereses artificialmente bajos. Incluso negativos. En realidad el Lease Rate es arbitrario y decidido entre estos agentes para sus intereses.

La siguiente pregunta que deberíamos hacernos es: A quien interesa no recibir nada por prestar algo tan valioso como el oro? A un Banco Central, que quiere eliminar toda moneda estable que compite con la suya inestable impresa a discreción. El BC consigue mantener la confianza en los USD, EUR etc… anulando la competencia y los Bullion Banks obtienen buenos beneficios, todos contentos.

Bueno, en realidad no todos: los inversores particulares que quieren diversificar riesgos, protegerse contra la inflación, devaluaciones competitivas etc… ven que su metal no se aprecia todo lo que debería debido a estas maniobras. Y muchos sucumben y abandonan. E invierten en la bolsa que “no para de subir” esperando al próximo crash (Mayo?).

Hay otro gran perjudicado: la empresa minera. La cotización de las acciones lo refleja. Estas empresas también se financian vía ventas futuras de producción de su oro y les impacta el Lease Rate, se ven muy forzadas a utilizar el hedging.

Pero esta práctica se extingue, los BC han pasado a ser compradores netos de metal y excepto el cartel Anglo-Americano, ninguno lo presta porque no vuelve. Se convierte en “leased gold” en el balance, pasa a ser un activo que depende de la solvencia del deudor. Y esta es nula: hace tiempo que ese oro que se vendió está en China fundido en lingotes de 1Kg y no en lingote 400 onzas standard LBMA. Nunca volverá.

Qué hacen los Bullion Banks ahora que se les ha acabado la principal fuente de físico? Vaciar ETFs, COMEX, físico de inversores privados etc… Y en momentos críticos como la semana pasada, desplomar el precio artificialmente: no había un gramo físico en el mercado, era todo COMEX naked shorts. Papel. Con que menos de un 5% ejerciera la opción de delivery en el COMEX, éste quebraría.

 Comex inventories

Muchos inversores se van a llevar un susto cuando intenten acceder a su metal vía ETF (GLD) o custodia extranjera: alegaran cualquier excusa para no entregar el físico. Ya que no está ahí, lo vendieron hace tiempo. Y habrá un arreglo forzoso en cash. Estos inversores se quedaran a un lado con sus USD/EUR de papel viendo como el físico sigue subiendo.

Recordáis las recientes críticas sobre la venta de las reservas de oro de Inglaterra a principios del 2000? La venta se hizo a un promedio de USD275, mínimos  de los últimos 20 años. Esta venta se conoce como Brown’s Bottom. Poco recibieron las arcas públicas por sus reservas centenarias.

Pero no hay que criticarla, sirvió su propósito y fue ejecutada a la perfección para salvar a un Bullion Bank con problemas, cerca de la quiebra: Goldman Sachs.

La historia se repitió la semana pasada pero esta vez sin físico, ya que no hay. Y ha provocado el efecto contrario al deseado: una demanda física sin precedentes. Es el inicio de la rotura de la relación entre el oro papel y el físico. Los días de manipulaciones vía papel-COMEX están contados.

Esta entrada fue publicada en Macro Analisys y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *