GOFO y Backwardation: consideraciones

Mi opinión sobre el GOFO en territorio negativo y el constante backwardation en el metal (dos caras de la misma moneda que tanto están dando que hablar) creo que ya la sabéis, ya que he hablado de ello en anteriores posts. Son dos factores más que se suman a otros tantos y nos indican escasez de metal físico. Los recientes desplomes han servido para “liberar” físico de ETFs, COMEX, e inversores asustados ya que hacía falta urgentemente para cubrir compromisos de ciertos Bullion Banks. Los BB son intermediarios, aunque sabemos que también acumulan, el cliente final es otro: link. Esta es la realidad, lo demás es ruido emitido por corruptos medios de comunicación generalistas.

Antes de analizar las implicaciones permitidme unas breves definiciones.

GOFO: Gold Forward Offered Rate. Es el tipo de interés que pagarías en un préstamo contra una garantía en oro (el collateral). Quieres EUR o USD y tienes físico: pides un préstamo, ofreces el oro y pagas un interés.

Backwardation: Spot bid > Future ask. Es decir, cuando el precio del oro spot, cotiza más alto que en un contrato futuro.

Conclusión, teniendo físico en cantidad eres el rey. Haces dinero. Y mucho.

Veamos por qué.

Siendo el GOFO negativo, supone que teniendo físico, si pides un préstamo te pagan un interés. No solo recibes el dinero del préstamo y no pagas intereses,  sino que al final del periodo pactado (o por adelantado, según las condiciones) recibes más. Imagínate pedir un préstamo hipotecario gratis y además cuando lo vayas amortizando recibir los intereses (tú, no el banco). Pero claro, una casa no es oro. El sector inmobiliario se infla y se distorsiona, como las monedas fiduciarias. Nunca el oro. El oro se busca, se valora mundialmente y es escaso. Y para aquellos que dicen que no es una moneda, tienen razón: es mejor que los EUR y USD, el mercado está dispuesto a cambiártelo pagándote un interés por ello.

En una situación de backwardation, puedes vender el metal hoy y comprar un contrato con entrega en un periodo futuro determinado por la misma cantidad pero más barato. El oro no se supone que tiene que entrar nunca en backwardation: no es como los demás productos cotizados en el mercado de futuros. Es más complejo, más difícil de entender. No se consume, la mayoría del stock extraído de la tierra sigue ahí, disponible. El petróleo, el maíz, la soja… en periodos de escasez, sequias etc… la gente puede necesitarlo en el momento, no dentro de tres meses. Y están dispuestos a pagar más. En el oro, la oferta y la demanda no la dicta el consumo, ya que “simplemente” cambia de manos. Una escasez como la actual, por lo tanto implica que muchas manos lo quieren. Para acumular; ya. Y no les vale un ETF, certificados, o un papel del COMEX (todo esto baja), quieren metal físico.

EL verdadero valor del metal está en la posesión y no en el precio. Sobre todo para aquellos con un plan, una estrategia y paciencia para ver los acontecimientos desarrollarse.

Un último apunte sobre la permanente backwardation, un ejemplo objetivo, factual: En el contrato futuro oro expiración Agosto (estando muy próximo a expirar) ayer podías extraer un beneficio de hasta $1.90 por oz. Hoy ha llegado a $2.15 por oz. Siendo fácil encontrarlo a $1.85 por oz. Si tienes 1TO (32150 oz) vendes ahora cash spot y compras los contratos correspondientes: 32150*1.85= $60000 (menos gastos logísticos de entrega). 60mil en poco más de 2 semanas. El que no se aproveche el arbitrage significa que la gente duda de recuperar el físico. No hay.

Conclusión: el papel distorsiona y nos da un precio. El físico dice cosas diferentes. Cuando las cosas bajan de precio es porque nadie las quiere verdad? Como los yogures próximos a caducar en un supermercado.

Inventarios del COMEX en mínimos históricos, a alguien le gusta lo caducado. Y si tiene 4000 años de vida mejor No dejéis de haceros preguntas. Seguro que sospecháis que aquí pasa algo. Y sospecháis bien.

newtotal

Esta entrada fue publicada en Macro Analisys, Trading y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *