Oro: ¿es algo que nos queda grande?

Esta noche, por una serie de circunstancias, estoy solo. De hecho, lo he estado todo el día, no únicamente ahora; pero por la noche, esa sensación que desde pequeño siempre me ha gustado (de vez en cuando y por elección propia) se acentúa más. Es el silencio y la mente cansada de final del día quizás.

Me he levantado, he ido a correr, he comprado unas cosas que necesitaba, y no he vuelto a salir. He estado leyendo y después he visto una presentación de Jim Rickards que tenía pendiente; sus planteamientos son siempre interesantes y su forma de hablar en público también. Yo no lo hago mal pero viendo a alguien como él, te das cuenta del camino que te queda. Me han intrigado unas cosas que ha dicho y he retenido unos datos que he querido consultar luego. Era algo que había leído antes, así que lo he buscado (hoy en día entre ordenador, kindle, libros y hojas impresas no sobes dónde están las cosas) y así he pasado la tarde.

Y ahora es más tarde. Hay más silencio y la mente cansada noto que se para menos en el detalle técnico y más en el concepto, la idea, buscando el sentido desde la perspectiva. Me ha asaltado sin saber porqué una frase que leí a un analista hace unas semanas: “Yo no invierto en oro; hacerlo es ir contra los bancos centrales”.

¿Tiene razón? ¿Nos hemos metido contra enemigos demasiado poderosos? ¿Estamos esperando acontecimientos que nunca llegarán?

Seguro que tiene que haber un término psicológico que define el que todos pensamos que las condiciones en las que vivimos son únicas. Y son mucho más desafiantes que en el pasado. Debe de ser algún tipo de sesgo psicológico. Me acuerdo que cuando leía que citaban al imperio Romano y su sistema monetario pensaba: “pero qué tendrá que ver, a quién se le ocurre buscar correlaciones, ahora es todo mucho más sofisticado”. O cuando mi padre me hablaba de pelotaris de mano clásicos o de Gento o Kubala… “esos son los inicios del deporte, están bien a nivel antológico, para ver cómo han evolucionado las cosas”, pero no prestaba demasiada atención por creer que vivíamos en otra dimensión, en la cual los problemas pasados eran eso, pasado. Ahora todo era diferente, con otras reglas.

Me resultaban incluso “graciosos”.

Qué equivocado estaba.

Creemos que vivimos en una época de manipulación en el mercado que es única, nos sentimos abusados y explotados, una crisis injusta sin precedentes. Goldman, JPMorgan, la FED nos hacen sentir furiosos y a veces resignados/vencidos porque doblegan las leyes económicas que ya no aplican.

Todo esto es frustrante sí, pero en cada época han habido problemas. No sé si vivimos esos tiempos tan únicos de catástrofes económicas y derrumbes financieros inminentes que algunos analistas predican. En 3 años, a finales de los 70, el dólar se depreció un 50%. Eso es inflación. Esa década tuvo 3 recesiones, una de ellas muy severa. Paul Volcker subió tipos al casi 20% ¿Y la posguerra Española, con su autarquía? ¿Nos tienen realmente que afectar los abusos actuales en el mercado? Añadiendo un poco de contexto, siempre han estado ahí, no vivimos tiempos tan únicos.

Pero este último párrafo confunde la idea de este post y no quiero apartarme de ella. Vuelvo. El metal es lo racional, si eres Austriaco es lo justo, el orden en el despilfarro, el refugio. Vale. Pero en el otro lado está el poder, los que dictan las normas. ¿Cómo estamos seguros de que las cosas evolucionarán según las “leyes económicas” y no en base al control gubernamental?

Si creemos que actualmente vivimos tiempos únicos, sin precedentes en cuanto a corrupción y abuso de poder bancario, y nada del pasado aplica, no podemos estar seguros. Pero si vemos el pasado como lo mismo pero con diferentes circunstancias (los deportistas con diferente preparación física, los gobiernos con menos tecnología para el control…etc) pero en el cual las leyes humanas y económicas aplican igual podríamos estar más seguros.

A finales de los años 60, con el sistema de Bretton Woods herido de muerte, EEUU ideó un plan para cortar la hemorragia de oro saliente de Fort Knox. Había que frenar que la gente, debido a un dólar inflado por los déficits de Vietnam, el sistema de welfare etc… lo convirtiera por oro físico. Entonces China no estaba, la URSS estaba aislada, Alemania dividida y los bancos centrales occidentales actuaban al unísono. EEUU era más potencia que ahora, económica y militarmente. Y su influencia mayor. Y Nixon ejemplo de autoritarismo y control.

En marzo de 1968, se acordó el “two-tier gold market”. El plan era el siguiente: “a los gobiernos y bancos centrales nos da igual el mercado del oro fuera de las transacciones oficiales, éstas serán independientes y estériles para nosotros, las dejaremos a su suerte” “EEUU no va a seguir intentando mantener en el libre mercado el precio del oro acordado en Bretton-Woods (35$), lo ignorará” “los gobiernos no comprarán ni venderán oro fuera; y entre nosotros siempre será  a 35$ onza”

Todos los economistas importantes de la época, Keynesianos y Monetaristas (Friedmanianos) aplaudían la medida. Predicaban que debido a este acorralamiento, el oro no tardaría en bajar de 35$ e incluso llegar a su estimado “valor industrial” de 8$ onza.

¿Os imagináis tener a un todopoderoso EEUU de los 60, los bancos centrales occidentales bailando su música, China/Rusia inexistentes, y toda la plana de economistas premios nobel en contra? Sin internet, con menos formación económica, teniendo que esperar al periódico del día siguiente para ver las cotizaciones.

En Agosto de 1971, Nixon disolvió Bretton Woods. Por 1ra vez en la historia de EEUU, nada respaldaba al dólar. A principios de 1973 el oro cotizaba a 125$ onza. Para sorpresa de gobiernos y de la élite económica pensadora de la época, el sistema había quebrado.

Esta entrada fue publicada en Macro Analisys y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Oro: ¿es algo que nos queda grande?

  1. Javito dijo:

    Opino de igual forma que tú, no pueden sostener este tinglado mucho más tiempo. El papel moneda va a perder valor cada vez más rápidamente con lo que la masa entrará en bienes tangibles a toda velocidad elevando el precio precipitadamente. Saludos Unai de un manchego 😉

  2. Unai Gaztelumendi dijo:

    Hola manchego
    Unos papeles moneda lo perderan más acusadamente que otros. Personalmente, prefiero el Eur al USD aun con la crisis Europea, el USD es el refugio, el úlimo en caer etc…
    Pero antes que cualquier papel, oro fisico, cerca. Sin duda.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *