Rusia se siente fuerte

Rusia es una potencia nuclear. Su poder y tecnología militar ha mejorado mucho, es un peso pesado mundialmente.

Tiene recursos naturales.

Tiene aliados, no está aislada. China, pese a su estilo discreto, sigue los acontecimientos de cerca y deja hacer. Italia y UK han manifestado sus dudas recientemente sobre el alcance de  las sanciones y la suspensión de la reunión del G-8.

Todo esto le confiere leverage. OK.

Pasemos a la parte económica y las declaraciones de Sergei Glazyev sobre la deuda americana en manos Rusas: en caso de sanciones, Rusia podría deshacerse abruptamente de sus US Treasuries. Por lo visto acumula 200.000 millones, en comparación con lo que imprime EEUU al año (más de un billón) es poco. Pero mi reflexión de fin de semana es esta: ¿no notáis el cambio en el aire? ¿No notáis que el USD como moneda reserva tiene los días contados? Estos atrevimientos, estas amenazas con vender el super activo refugio “por excelencia” como son las US Treasuries, ¿no parece estar en boca de cada vez más gente? ¿Desde cuándo abiertamente alguien se atreve, sin ser luego el primer perjudicado, en proponer algo así?

Pero, pero… sin el USD, sin deuda EEUU, ¿qué va a tener un Banco Central? ¿Cuál será su fuerza para estabilizar su moneda y generar confianza?