Skip to content

Trump y la nueva estrategia

Hay algo que no encaja. Nunca he creído que Trump ganara las elecciones contra los demócratas, sus aliados en la CIA, en los Mass Media y el Pentágono. Teniendo al Deep State en contra, nunca ganas la presidencia de USA. Eso no pasa (y si pasa, duras poco).

Establezcamos pues como punto de partida, siguiendo el método de probabilidad Bayesiana (tenemos que tirar de Bayes ya que no tenemos otros eventos en la historia como este, a los que podamos aplicar un modelo regresivo y extrapolar previsiones), que alguien ha querido que Trump esté ahí, y que obviamente todo sigue un guion, hay una hoja de ruta detrás. El hecho de que él sea consciente de ello o no, no importa. Puede que haya negociado algo con el Deep State y estén juntos, o puede que se haya encontrado con la presidencia de USA y no sepa cómo ha pasado. En cualquiera de los dos casos, los acontecimientos se desarrollaran siguiendo el guion preestablecido, ajeno a Trump, por eso es irrelevante si alguien se lo ha explicado o no.

Detrás de todo creo que esta el fracaso de la doctrina neocon contra Rusia: vía revoluciones de colores y confrontación militar, encendiendo fuegos cerca de sus fronteras, usando a la OTAN como arma contra “el violento oso ruso que quiere agredir a Europa” etc… El otro día leí a un analista que decía que en USA no puede haber una revolución de color porque no hay embajadas americanas dentro de EEUU, LOL.

El fracaso de esta estrategia y el cambio de rumbo Trumpiano se ha debido al poderoso ejército Ruso, en muchos aspectos más sofisticado que el americano. Sus S-400 y los state of the art S-500 les dan que pensar a los warmonguers pentaguianos. Y los últimos MIG, más avanzados que el F-35  (este último todavía estando en fase de desarrollo ya es obsoleto…) chupando billones de USD del presupuesto. He oído que Trump quiere revisar este agujero sin fondo.

La vía económica, desplomando el precio del petróleo tampoco funcionó. La economía Rusa, aun basando sus exportaciones casi exclusivamente en materias primas y armamento, resultó ser más resilient de lo esperado. El rublo lo acusó pero se recuperó con el tiempo. Las tasas de aprobación de Putin, cercanas a un 90%, tampoco ayudaban. La guerra en Siria, donde los rusos ganan y Assad must go Assad se queda, otro desastre. Por no hablar de las tasas de acumulación de oro físico rusas, han triplicado sus reservas en pocos años: saben de qué va el tema.

Así que, sin reconocerlo públicamente, había que cambiar de dirección, por ese camino no se podía. Putin no es Sadam o Gaddafi. Hay que girar 180 grados y convertir a Rusia en aliada. Ahora bien, ¿cómo lo hacemos?

Con Trump. Y contra China.

La vieja táctica de poli bueno y poli malo. Trump es el poli bueno, con sus declaraciones conciliadoras, de dialogo con Putin y la suspensión de las sanciones (que creo que está al caer). Ayuda el que la prensa propagandee que Putin ayudó en las elecciones, que Trump es un presidente puesto por Putin, que ahora colaboren de verdad en Siria… etc El nexo Trump-Putin ya está en la psique del viandante, misión cumplida, era fácil.

El poli malo es el Pentagono y su perro faldero la OTAN. Más tropas en los países europeos fronterizos con Rusia, y declaraciones agresivas contra Putin. El partido Demócrata, McCain y demás títeres también hacen su trabajo al respecto. Para que os hagáis una idea, la línea es la misma que el payaso de Al Gore en el documental “An Inconvenient Truth”, vendiendo lo que le decían que tenía que vender. Político al que le han robado las elecciones presidenciales reciclado a una nueva misión encargada por las elites. Misma estrategia para insulto de mentes que atan cabos.

El nexo Rusia-China-Irán ha resultado demasiado fuerte. Hay que mandar a Trump, “amigo” de Putin, para que suelte el eslabón ruso en la cadena de tres. La idea es que Trump negocie con Putin, arranque concesiones, porque con los demás en USA (polis malos) no hay posibilidad.

Trump (poli bueno) –Vlad, tu yo nos arreglamos, no escuches a los malos en mi país, yo estoy dispuesto a tender puentes… eso sí, me tienes que dar algo a cambio. Los perros del Pentágono siguen ahí y te odian, pero yo soy tu amigo-.

¿Y qué puede ser eso que el Deep State quiere socavar? La alianza Ruso-China, claro. Que Rusia venda a China, la cambie por USA. Si mis suposiciones son ciertas, esperad tormentas en China. Probablemente empezaran con el Yuan y el brutal crédito creado para estimular su economía. La situación es muy frágil y puede que ataquen ahí. Han combatido su desaceleración vía crédito e impresora en escala masiva. Están quemando reservas, vendiendo divisas para combatir la fuga de capitales a un nivel insostenible. Sé que tenían muchas, pero el problema es gordo. Ya han quemado un tercio.

¿Desde cuando se leen titulares como éste entre USA y China? Desde Trump, sus políticas arancelarias, sus declaraciones sobre China manipulando su moneda (LOL, como si USA no lo hiciera)… Es el cambio decidido por el Deep State, Rusia era un hueso demasiado duro de roer. Había que atraerla a la fuerza oscura.

Ahora bien, seria de una ingenuidad importante suponer que Putin y sus sofisticados servicios de inteligencia no estén al tanto de todo esto. Así que la pregunta es: ¿venderá Rusia a China, cogerá la oferta atlántica que hay encima de la mesa?

Personalmente lo dudo. De todas formas, yo pensaría una estrategia para estar cortos China.

Estaremos atentos a las señales macro.

3 Comments

  1. Juan Ma Juan Ma

    Hola Unai,

    Gran artículo lo primero.
    Casi sin tiempo ahora mismo, pero estuve leyendo ayer el blog de FOFOA,
    te remito a este artículo acerca del jefe de campaña de Trump y acerca del oro también. Muy interesante http://fofoa.blogspot.com.es/2017/01/happy-new-year.html

    Saludos!

  2. Unai Gaztelumendi Unai Gaztelumendi

    Gracias Juan, lo leeré
    Desde que es de pago, no entro tanto en FOFOA

    Saludos
    Unai

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *