Una Deuda

Field_of_Gold

Esta vez no se trata de analizar deudas macro insostenibles, déficits perpetuos o ratios deuda/PIB. A decir verdad, el comentario no es un análisis sino una experiencia. Y se titula deuda porque se lo debo a alguien, es una deuda moral, no económica. Ahora lo explico todo.

El 31.12.2015 en Suiza, mezcla Vasco-Madrileña nació Nerea, mi hija (no os asustéis, lo que sigue no va a ser un post sensiblero lleno de fotos de niños y peluches varios). Como no seguimos un camino ortodoxo en el proceso (en mi vida personal también soy contrarian) y como sé que los que leéis este blog estáis abiertos a recibir este tipo de inputs, querría compartirlo con vosotros.

Antes de nada, decir que lo importante esta vez, es que no estaba solo. Las decisiones no dependen de mí como al manejar el portfolio y ponerte corto en el COMEX. Está mi mujer, que tiene igual o más voto en el proceso; al final es algo que ha crecido dentro de ella y los hombres somos meros espectadores de cosas y transformaciones que nunca entenderemos.

Pero tengo suerte, mi mujer es una entre un millón. Lee, analiza y es consecuente con las conclusiones; las aplica aguantando la presión igual o más que yo. Sería la mitad de lo que soy sin ella. La primera y más importante condición se cumple pues: estar alineados en la pareja. Crítico para combatir al 99%.

Terminando con la introducción de personajes, entra en escena el gran Llinares. El Mentor, Sensei en el proceso. Cuando tú vas, él hace tiempo que ha vuelto; sus consejos un lujo, aunque a veces cueste implementarlos. El analista por excelencia, muy difícil de engañar, el hombre sin miedo.

Antes de concebir a Nerea, ya llevábamos un tiempo cuidándonos física y mentalmente. La alimentación, los hábitos… siendo cada vez más conscientes de lo que es bueno y lo que no, desde un punto de vista no convencional. Por ejemplo, seguimos un tratamiento de quelacion con la Dra. Mazzuka. Nos bañábamos en el mar y tomábamos el sol pronto por la mañana cuando otros amigos tiraban de paracetamol para mitigar el efecto post-gintonic etc… Llinares recomienda a los padres prepararse 7 años antes de tener un niño: no fue nuestro caso, la disciplina y planificación Llinaresca está solo al alcance de ciertas voluntades férreas, muy pocas. Además, entonces no le conocíamos. En fin, con todo esto quiero decir que el proceso empieza mucho antes de quedarte embarazado: cuanto más lo prepares, mejor ira después, sin duda alguna.

En nuestro caso, mi mujer no sufrió ningún tipo de nausea, vomito, malestar (por no hablar de ciertos tipos de diabetes etc…) nada que pudiera alterar nuestro normal modo de vida. Not once. La última semana de Diciembre, mi hermano vino a visitarnos y estuvimos en esta pasarela todos, admirando las vistas tranquilamente. Una semana antes de dar a luz, a 3000mts. No fue un desafío o imprudencia, acabamos en este sitio llevados por la normalidad, por el bienestar de mi mujer en todo momento. Sin forzar nada (de otra forma hubiéramos hecho otra vida). Quiero pensar que a la preparación hay que añadir un tipo de constitución que seguro habrá influido en el embarazo. No sé qué parte atribuir a una y a otra. Lo que está fuera de duda es que lo 1ro afecta determinantemente.

Sobre nuestras preparaciones y hábitos hablamos lo justo: solo con gente que pueda aportar y que entienda el approach. La familia no suele encajar en esta premisa así que hablabamos de otras cosas y mandabamos otras fotos.

Cuando decidimos que el parto iba a ser sin hospital, sin médicos y sin ningún tipo de anestesia epidural tampoco lo compartimos con mucha gente.

Para mí la decisión estaba clara desde el principio. But then again, yo no pintaba nada: era mi mujer la que tenía que expulsar 3,5Kg de niña por una parte bastante sensible de su cuerpo. Por esa misma parte sensible, tenía que salir una cabeza Gaztelumendi: con larga tradición de cascos de moto XL y boinas paternas hechas a medida en San Sebastián.

Necesitábamos una ayuda para decidirnos… -> Llinares, quien sino.

-Unai, conoces al Dr Escudero y su Noesiologia?

Y mi mujer empezó a devorar toda la información disponible sobre él, hasta que cogimos un avión y terminamos en Valencia para asistir a uno de sus seminarios.

La experiencia sería larga de explicar. No solo prepara y anestesia a futuras madres, ofreciendo una protección para ella y el bebé (que era básicamente para lo que fuimos), también comparte mucha información médica, habla de sus experiencias, de sus cirugías… su mujer habla con los asistentes también y da su interesantísimo punto de vista… en fin, algo único. Había varios médicos y profesionales de la salud en el seminario, de varias procedencias. Su mirada crítica sobre ciertos aspectos vitales es impagable; y contextuándola en su curriculum, en alguien de su trayectoria, crece aún más. Si hubiera sintetizado algún producto de dudosos beneficios terapéuticos, en colaboración con alguna farmacéutica que conservara la patente, sería un serio candidato al premio Nobel.

Pero no es un médico normal, adoctrinado y robotizado para no pensar más allá. Si no recuerdo mal, empezó siendo médico militar. Supongo que en algún momento, en un cruce de caminos en su vida profesional, ante evidencias que no encajaban y que como gran mente sentía la obligación de resolver, eligió el camino difícil: ser fiel a su código deontológico. El fácil, el arropado por resultados de estudios bien patrocinados, por cenas en congresos médicos y charlas distendidas entre colegas con estatus sociales altos y respetados, supongo que no le valía. En vez de un reconocimiento y vida corporativa llena de admiradores, se ha quedado cuasi-aislado. De hecho, ha terminado con lo peor en materia admiradora: Llinares y yo (mi mujer subiría algo el nivel).

Uno de los momentos que realmente me impresionó en el seminario fue al hacer una pausa y salir al jardín de su casa donde tiene un frontón de pared izquierda. Como buen valenciano. Entre todos los asistentes, yo tenía una visión privilegiada de lo que iba a enseñarnos; como antiguo pelotari (mi especialidad era el trinkete por la proximidad al país vasco Francés) sabia el esfuerzo que implicaba. Pues bien, a sus 82 años empezó a jugar, delante de todos, con buen ritmo y sobre todo, buena coordinación. Le daba con dos manos y fallaba poco. Aunque jugaba con una herramienta que en Euskadi es sacrilegio (raqueta y pelota de tenis), nada de revés (otro sacrilegio) sino mano izquierda.

Que cómo fue nuestro parto al final?

Éramos tres: la comadrona (“sage-femme” aquí), mi mujer y yo. Llegamos a la “maison de naissance” sobre las 2:00 AM del día de nochevieja. Nerea nació a las 4:21 AM en una especie de bañera grande, en el agua. Y a las 10:00 AM estábamos en casa (mucha parte de esas 6h lo empleamos en el papeleo Suizo). A las 1:00 PM, estábamos comiendo un cocido madrileño en la cocina, no es broma. Esa es la foto que mandamos a la familia.

Total control del parto, sin gente pululando poniendo vías, inyectando cosas indeterminadas, y contestando de manera molesta por el hecho de tener que dar explicaciones de lo que administran en el cuerpo de tu mujer (y niña). Sin nadie con estatus de semi-dios, totally out of touch. Tres personas haciendo lo mismo que se ha hecho en los últimos miles de años, hablando y disfrutando del proceso, el tuyo.

Yo disfruté. Mi mujer también, excepto algunas contracciones “fuertes” según me dijo. Que nadie piense que es un paseo en el parque. Me imagino que es como la vida misma: a veces nos llegan contracciones fuertes.

Y el post-parto, lactancia? Pues nada que reseñar tampoco. Normalidad. Nos enteramos por conversaciones con otras madres de “las cosas que pasan” en este periodo, como mastitis, fiebre o calor, malestar al subir la leche etc… Mi mujer ahora mismo está sentada en el suelo, apoyada en la pared escribiendo en su portátil. El balcón abierto, Nerea y el gato durmiendo.

Dejo a cada uno interpretar nuestra experiencia como quiera: de eso se trata siempre en este blog. Son las condiciones innatas de mi mujer lo determinante? Hemos tenido suerte? Ha sido la preparación y el Dr. Escudero? La monitorización Llinaresca?

Para nosotros es otra confirmación más de los beneficios de tomar la responsabilidad en los aspectos importantes de tu vida: salud y seguridad financiera en este caso. Alguien quizás prefiera delegar todo en un director de sucursal del BBVA o en un médico de familia. De hecho son la inmensa mayoría así que siempre estaran arropados.

I’ll stick to my guns.

 

Disclaimer: Todo lo relatado arriba es nuestra experiencia. No somos médicos (tampoco querría serlo), por lo que no constituye ninguna recomendación médica. Como en cada uno de mis comentarios, haz tu propia due diligence, investiga y construye una opinión. Si no se respetan los pasos, y se acude a la última fase del proceso (el parto) habiendo hecho todo lo anterior mal, quizás si se necesite un cuidado especial y un hospital; no lo sé. Entiendo que no todos los partos son iguales y las condiciones de riesgo diferentes. El sentido común aplica.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una Deuda

  1. David dijo:

    Hola Unai,

    como buen contrarian y siguiendo los consejos de Llinares nada de vacunas, Cierto ??

    ¿Como se lo explicas eso a la familia y amigos ?

    Saludos y suerte,

    David

  2. Unai Gaztelumendi dijo:

    Hola David,

    Gracias por el comentario.

    Era lógico que saliera en un post como este. Es un tema que he evitado intencionadamente por su polémica y su complejidad, aunque también se habló en el seminario del Dr. Escudero, tema central de mi post. No quisiera que el blog derivara en temas de salud porque no tengo el suficiente criterio para responder: hay muchos otros que lo harían mejor e instantáneamente. Yo tendría que abrir de nuevo los blogs y/o libros a partir de los cuales me he formado mi opinión para que fuera algo serio y referenciado.

    En cualquier caso, las vacunas es algo que llevamos siguiendo desde hace mucho (con la Dra. Mazzuka, gran medico con mucha info empírica) y tenemos nuestra opinión muy bien fundada. Es algo pre-Llinares, lo mismo que el metal. Luego te vas encontrando con la gente en el camino.

    Respecto a la familia-amigos, lo importante es que estés alineado con tu pareja. Los dos sin fisuras pueden avanzar, de otra forma you divide and you fall.

    Cuidate
    Unai

  3. JUAN dijo:

    Enhorabuena Unai por esa niña,

    seguro que será una chica brillante en el futuro ; )

    Leyendo todo esto no hace más que despertar mi curiosidad acerca de la medicina alternativa. Ya había leído cosas de Llinares acerca de esto, pero la verdad que no en profundidad.

    Bueno, un abrazo desde la lejanía.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *