Skip to content

Mi visión corto plazo del metal

Sigo con la última entrega de mi particular análisis del metal. Para los que estéis interesados en otro punto de vista, alternativo al técnico, fundamental o macro. Basado principalmente en el CoT.

Porque según mi forma de entender el metal, nada sucede sin el consentimiento de los COMMS; y especialmente JPMorgan, que en su día se hizo con las posiciones cortas plata BearStearns y ahora creo que ha hecho lo mismo con las de ScotiaMocatta, debido a sus problemas (uno de los grandes cortos). JPM es un brazo ejecutor, es el agente operativo de ciertos intereses; y siempre estará ahí, absorbiendo/rescatando/concentrando intereses cuando otros no puedan seguir, con el fin de que las cosas no se desmelenen. Esto es especialmente fácil en la plata, mercado con una capitalización de risa desde el punto de vista de esta gente, para los que un billón aquí y otro allá (soon we are talking about real money) es calderilla. El oro es diferente, a veces cuando la cotización se calienta, los swap dealers, infestados de Goldmans y cia. echan una mano.

Su justificación, es que ellos, los Commercials, ejecutan los servicios de hedging que mineras y grandes empresas del sector contratan (por eso están clasificados en el CoT como “producers” y no “especulators”): aseguran un precio fijo para la producción de sus clientes vendiendo futuros. La producción física es la pata larga y el corto es el futuro.

Un ejemplo para que forméis vuestra propia opinión al respecto. El 23 de Junio 2016, día del referéndum Brexit, con la sorpresa del resultado, el volumen de nuevas posiciones abiertas (acumuladas a las ya existentes) fue de 50.000. Esto equivale a 160TO de oro, en un día. Con el hedging book disminuyendo, incluso diría que tendiendo a cero (menos mineras que buscan hedgear su producción) imaginaros la razón de inundar el mercado de cortos. ¿Un servicio a clientes o control del precio?

Es la belleza de la creación de papel sin límites.

Algo parecido ha pasado recientemente. Los COMMs apilando cortos, poco preocupados de analistas y sus gráficos, comentando roturas de resistencias anuales, caídas del USD y demás “razones” por las que el metal explotaría inminentemente. Esta semana, con FOMC y NFP el viernes, es demasiado test para el metal, a corto plazo, bajo mi punto de vista (me encantaría equivocarme).

He ido sumando cortos hasta una posición en la que hoy con el metal a 1345 aprox. me va bastante bien. Pero creedme que la semana pasada cuando llegó a los 1365 me estaba haciendo bastante pupa. La disciplina me decía que tenía que cargar más en esos niveles, y hubiera sido muy provechoso, pero decidí que no. En cualquier caso, es mi forma particular de tradear, sin stops, asumiendo las consecuencias. No recomiendo a nadie que la siga; haced caso solo a vuestro sistema.

Medio / Largo plazo soy bullish; cada vez más.

Solo falta que la patética plata despierte. Es muy sensible a la inflación, esperemos que le dejen seguir esa correlación histórica y no tengan otros planes para ella. El GSR está en niveles nada bullish. Idem para las mineras: muy tibias en estas recientes subidas, demasiado basadas en la caída del USD.

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *